CAFAYATE-POR ARQ. JUAN MARIANO IRAMAIN. – El Municipio de Cafayate tiene nuevas autoridades electas y por primera vez una mujer conducirá los destinos de esa hermosa Ciudad del Valle Calchaquí.

Convocado a trazar una opinión sobre lo que viene, diré que el momento es clave para «Pensar la Ciudad» aprovechando sus potencialidades, planificarlas y encontrar ideas y apoyo en los vecinos; estos son los caminos para lograr el desarrollo de las ciudades, más allá de su dimensión, población o presupuesto.

Es un momento histórico porque el mundo está en tránsito y los intendentes pueden hacer historia, quedar para la historia en función de las reformas que lleven adelante.

El crecimiento de las ciudades depende de la PLANIFICACIÒN que hace a la identidad local y en ese camino mejorar la calidad de vida de cada uno de ellos, en eso se juega el desarrollo urbano.

Para lograr estos objetivos es necesario analizarlo desde una economía mixta donde hay intervención pública y desarrollo con economías privadas. El Estado ejerce su rol de planificador y suma la realización de grandes obras públicas, el equipamiento, servicios y motoriza el desarrollo urbano.
Sus fuertes son las Agencias como se denominan ahora; de vivienda, por ejemplo que resuelven aquellas partes de la población que no puede acceder al mercado por los bajos ingresos.

Para construir Ciudad o Municipio se requieren de políticas públicas orientadas a cada sector cuidando el liderazgo urbano público y trabajando con asociaciones o cooperativas como es el caso de San Basilio, Oncativo o Monte Cristo en Córdoba.

Se trata de generar condiciones de equidad urbana integrando a la Ciudad en un marco general que incluya a las mayorías y garantice la PARTICIPACIÒN DE TODOS.

Al momento de crear la agenda urbana, “un municipio o un gobierno provincial o nacional no debe negarse a tener una ayuda de crédito multilateral, pero, la agenda de la ciudad debe establecerla, la propia ciudad, porque, muchas veces, como en el caso de la ‘Nueva Agenda Urbana’ de la ONU o los mecanismos de procedimientos que establecen los bancos, las organizaciones internacionales, etcétera, son demasiado genéricas y abstractas y, terminan siendo agendas por fuera de las realidades locales”, dicen los especialistas.

En definitiva, se trata de RECONVERTIR AL MUNICIPIO, pasando del concepto de gobernabilidad al de gobernanza donde la clave es la GESTIÒN ASOCIADA. Luego, es importante avanzar hacia un MUNICIPIO DIGITAL donde se descentralicen los servicios y el vecino no deba concurrir al edificio municipal.

Por fin -y a grandes rasgos porque el tema es muy profundo-, hay que trabajar en una pedagogía de la PARTICIPACIÒN VECINAL, porque empoderando al vecino se lo fideliza con la Gestiòn.

Son apenas pinceladas de las pautas con las que se manejan los municipios más modernos. Como suele decirse, «No se recuerda a un intendente por lo que sino por lo que hizo».