Estados Unidos anunció el envío de bombas de racimo a Ucrania para la cotraofensiva, hecho que disparó en un duro comunicado de Human Rights Watch (HRW) que condena su uso por parte de las fuerzas ucranianas y Rusia. Además, el pidió al país norteamericano que no no envíe este tipo de municiones. Hace ya varios meses que se le solicitió a Washington este pedido.

“Las fuerzas ucranianas han utilizado munición de racimo que ha causado la muerte y heridas serias a civiles. Las fuerzas rusas han usado de manera extensiva munición de racimo, causando numerosas muertes de civiles y heridas graves”, puede leerse en un comunicado de la organización que provocó la indignación del asesor de la oficina presidencial ucraniana Mijailo Podoliak.

El asesor del presidente Zelenski criticó a HRW por “acusar a los ucranianos de no desarmarse lo suficiente” mientras Rusia “invade Ucrania” y “desencadena una guerra genocida brutal” en la que “mata civiles, organiza ejecuciones públicas, viola a mujeres” y “secuestra niños”.

Bombas de racimo. Foto: Reuters Bombas de racimo. Foto: Reuters

CANAL 26