A partir del anuncio de ayer del ministro de Economía, Sergio Massa, respecto a los beneficios fiscales y líneas de crédito para las pequeñas y medianas empresas (pymes), representantes del sector dieron el visto bueno a las medidas en el marco de un país que se encuentra «en víspera de un período de crecimiento y desarrollo muy fuerte».

Para contextualizar, el precandidato a presidente por Unión por la Patria (UxP) anunció que a partir del 1 de agosto y hasta el 31 de diciembre de 2024, las pymes podrán tomar el 30% del pago del impuesto a los débitos y créditos bancarios «como pago a cuenta del 15% de los aportes y contribuciones» que deben hacer las empresas a sus empleados, obras sociales, y jubilaciones.

El representante de Cgera destacó «el esfuerzo» del Ejecutivo para «beneficiar la situación de las pequeñas y medianas empresas», resaltando «la importancia de tener un alivio fiscal» para «mejorar costos, producción y productividad», y abrir nuevos horizontes como «pensar en el comercio exterior».

Además, Fernández aseguró que con la medida las pymes se animarán a «ser más competitivos», aunque cuestionó el contexto inflacionario del país y que las grandes empresas «que están dolarizadas y cambian los precios en el medio del mes», distinto es el caso de los emprendedores que «varían permanentemente».

CRONICA