Buettner, escritor del libro The Blue Zones: The Secrets for Living Longer, ha viajado por todo el mundo investigando las ciudades más felices y saludables durante dos décadas. Durante su búsqueda, aprende lecciones de los residentes y el entorno de las zonas azules, que son las que producen las comunidades más longevas.

Desde principios de la década de 2000, cuando Gianni Pes designó a Cerdeña, Italia, como la ciudad inaugural de la zona azul, el escritor se propuso encontrar otras ciudades con estadísticas y comunidades similares. Desde 2009, cuatro zonas azules más se han sumado a las filas: Loma Linda, California; Icaria, Grecia; Okinawa, Japón; y Nicoya, Costa Rica.

Buettner se siente intrigado por Singapur desde 2005, cuando escribió un artículo para National Geographic sobre la felicidad, según le contó a Fortune. A partir de ahí, se reunió con residentes y juntó datos para analizar las métricas de salud de la isla. La esperanza de vida ha aumentado 20 años desde 1960 y el número de centenarios se ha duplicado en la última década, contó en su libro.

Singapur fue incorporada a la lista de regiones donde las personas viven más años. Unsplash. Singapur fue incorporada a la lista de regiones donde las personas viven más años. Unsplash.

“Además de tener una satisfacción con la vida muy alta, estaban produciendo la población más longeva y saludable”, afirma. Lo que lo diferencia de las otras zonas azules, donde sus métricas de longevidad derivan de años de historia, cultura y tradición, el estatus de Singapur proviene de cambios implementados a lo largo del tiempo.

CANAL 26