La guerra en Ucrania continúa y cada decisión de los aliados ucranianos es vital. Ahora el nuevo ministro de Defensa del mencionado país, Rustem Umerov, le pidió a las potencias occidentales que den «más armas pesadas» a Kiev, cuyo ejército inició en junio una contraofensiva contra las fuerzas rusas que avanza lentamente.

«Estamos agradecidos por todo el apoyo recibido, pero necesitamos más armas pesadas. Armas pesadas. Lo repito una vez más, armas pesadas», aseguró ayer Umerov en una conferencia internacional en Kiev, en declaraciones que no fueron autorizadas a ser publicadas hasta hoy.

«Los combatientes ucranianos están sacrificando sus vidas por los valores fundamentales de la democracia y la libertad. Necesitan su apoyo, queridos socios. Y ese apoyo consiste en armas», dijo el flamante ministro, dos días después de su nombramiento como relevo de Oleksii Reznikov.

Por su parte, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, reconoció en la misma conferencia que Rusia estaba ralentizando la contraofensiva ucraniana, y echó la culpa a la «lentitud» de las entregas de armas occidentales. Igualmente, pidió armas de largo alcance y más sanciones, además de las muchas ya adoptadas por Occidente contra Moscú.

En tanto, los servicios de inteligencia ucranianos aseguraron que Rusia desplegó más de 420.000 soldados en las zonas ocupadas en el este y el sur de Ucrania.

CANAL 26