El presidente ruso Vladimir Putin, y el norcoreano Kim Jong-un se reunirán esta semana en la ciudad de Vladivostok con vistas a afianzar la relación entre ambas potencias. Pese a las reacciones que suscitó en el globo dicho encuentro, el Kremlin defendió esta inesperada visita.

La reunión «se celebrará en los próximos días. Será una visita en toda regla», comentó Dmitri Peskov, portavoz presidencial, quien además comentó que ambos mandatarios abordarán, «en primer lugar, la agenda bilateral».

«La República Popular Democrática de Corea es nuestro vecino y como con cualquier vecino nos sentimos en la obligación de entablar unas relaciones buenas y mutuamente beneficiosas», señaló Peskov. «También se planea una comida oficial en nombre del presidente ruso y en honor del invitado de Corea del Norte», comentó.

Según indica el portavoz, mañana Kim realizará una visita oficial a invitación de Putin, con el que ya se reunió en Vladivostok en 2019. Cabe destacar que la reunión entre Kim y «el camarada Putin» fue confirmada también por la agencia estatal norcoreana KCNA.

De acuerdo con las fuentes surcoreanas, el tren blindado del líder norcoreano salió el lunes de Pionyang, supuestamente rumbo a territorio ruso. La última vez que Kim se desplazó a esa misma ciudad para reunirse con Putin, en abril de 2019, también viajó en su tren especial blindado.

CANAL 26