Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil, decidió indultar a los condenados por crímenes «sin violencia», con motivo de la Navidad. Este criterio aplica a mujeres con hijos enfermos o personas mayores de 60 que ya cumplieron parte de su pena, aunque la medida no alcanza a quienes intentaron derrocar a su Gobierno recién asumido el 8 de enero. 

Este es el primer indulto navideño de Lula desde que comenzó su tercer mandato, el 1 de enero de 2023, luego de gobernar el país por dos periodos consecutivos entre 2003 y 2010. El dirigente del Partido de los Trabajadores (PT) perdonó también a las personas con deficiencias permanentes anteriores a los delitos cometidos; con enfermedades graves permanentes o crónicas; y a los que padecen un grado de autismo «severo», siempre en función de la duración del castigo y del tiempo cumplido.

Además, perdonó las multas que impuso la Justicia por un valor de hasta 20.000 reales (4.100 dólares). En este marco, los condenados con sanciones económicas por encima de ese monto también serán beneficiados, pero solo si tienen las pruebas para demostrar que no disponen de las condiciones para pagarlas.

Sin embargo, el indulto tiene algunas excepciones que no podrán percibir este beneficio navideño bajo ninguna circunstancia. Entre ellos se encuentran los condenados por delitos como «tortura», «terrorismo», «racismo», «violencia contra la mujer» o contra «el Estado Democrático de Derecho».

Canal 26