Este domingo, una planta procesadora de níquel sufrió una explosión y al menos 13 trabajadores murieron y otros 46 resultaron heridos. El hecho sucedió en un parque industrial de la provincia de Célebes, en la región central de Indonesia.

Un portavoz de la empresa dueña de la planta, Tsinghsan Stainless Steel, indicó que la explosión se produjo durante la madrugada, cuando un líquido inflamable se prendió fuego en un horno que estaba siendo reparado.

«Las paredes del horno se derrumbaron y los restos de escoria de hierro salieron al exterior, provocando un incendio que causó heridas e incluso la muerte a algunos trabajadores», declaró Dedy Kurniawan, portavoz del IMIP.

Kurniawan detalló que el incendio se extendió debido a la explosión de unos cilindros de oxígeno y los equipos de emergencia tardaron unas cuatro horas en extinguir el fuego en el parque industrial de Morowali.

Canal 26