Importantes navieras japonesas han decidido cambiar las rutas de sus buques para evitar el mar Rojo y así los cada vez más frecuentes ataques de los hutíes, que buscan impedir que barcos relacionados con Israel naveguen frente a sus costas.

Hutíes asaltando en el mar Rojo. Foto: Reuters. Hutíes asaltando en el mar Rojo. Foto: Reuters.

Las navieras, así la empresa transportista de contenedores Ocean Network Express, que operan conjuntamente, están desviando la trayectoria de sus buques hacia Sudáfrica, donde rodean el Cabo de Buena Esperanza, a pesar de que la vía fluvial más corta que conecta Asia con Europa es el Canal de Suez, que pasa por el mar Rojo.

La decisión llega horas después de que el Departamento de Defensa de Estados Unidos anunciara que un buque cisterna de sustancias químicas de propiedad japonesa (que portaba bandera de Liberia y era operado por una empresa holandesa) fuera atacado el sábado en el océano Índico por un dron procedente aparentemente de Irán. El ataque provocó un incendio pero no dejó heridos entre sus 21 tripulantes, 20 indios y un vietnamita.

Canal 26