Rusia confirmó este lunes la toma de Márinka, bastión perteneciente a Ucrania de suma importancia en las cercanías de Donestk. El anuncio fue realizado por Serguéi Shoigú, ministro de Defensa del Kremlin, lo que significaría el mayor logro militar en la guerra desde hace más de seis meses.

En medio de la disminución de la contraofensiva que lanzó el país presidido por Volodímir Zelenski meses atrás, Moscú logró un importante avance. «En el marco de las acciones ofensivas de las unidades de agrupación militar Sur hoy liberamos completamente la localidad de Márinka«, expresó el funcionario.

Las palabras del ministro tuvieron durante lugar una reunión con Vladimir Putin, presidente de Rusia, que fue transmitida por televisión pública. En su declaración, Shoigú destacó que Márinka, que tenía casi 10.000 habitantes antes de la guerra y ahora se encuentra reducida a ruinas, está a cinco kilómetros al suroeste de la capital de Donetsk.

En esa línea, el alto mando del Kremlin explicó: «Hemos alejado considerablemente el trabajo de la artillería (ucraniana) de Donetsk, hacia allí, hacia el oeste, lo que permitirá a día de hoy defender de manera más efectiva Donetsk de los ataques enemigos«. 

Canal 26