Cuba se convirtió esta semana en el segundo país de América Latina y el Caribe que abrió el camino a la eutanasia, después de Colombia, luego de que la Asamblea Nacional diera luz verde a la medida.

La misma forma parte de la aprobación de una nueva ley de Salud Pública que actualiza el marco legal del país para su sistema de atención médica universal y gratuita.

«Se reconoce el derecho de las personas a acceder a una muerte digna, mediante el ejercicio de las determinaciones para el final de la vida, que pueden incluir la limitación del esfuerzo terapéutico, los cuidados continuos o paliativos y los procederes válidos que finalicen la vida», dice el borrador final de la legislación.

La eutanasia y el suicidio médicamente asistido, a los que se oponen la mayoría de las religiones, generan una enorme controversia en todo el mundo, donde sólo un grupo de países permiten su práctica y algunos la equiparan con el asesinato.

Canal 26