CAFAYATE-POR ELEONORA CHAUQUE.- Con motivo de la cercanía de la celebración de la Edición 43 del Festival y Feria Artesanal de los Valles, que tendrá lugar en San Carlos, nos propusimos realizar una pincelada sobre las características de este pueblo que conserva todavía parte de la arquitectura más colonial y vive con intensidad sus raíces folclóricas.

Asì, digamos que San Carlos es un encantador pueblo ubicado en la provincia de Salta, en el noroeste de Argentina. Rodeado por paisajes impresionantes, este lugar pintoresco ha cautivado a visitantes y locales por igual.

Conocido por su rica historia y su ambiente tranquilo, San Carlos se erige como un testimonio del legado cultural de la región. Las calles empedradas y las antiguas construcciones añaden un toque nostálgico, transportando a quienes lo visitan a épocas pasadas.

La iglesia principal, con su arquitectura colonial, se erige majestuosa en el corazón del pueblo, sirviendo como un recordatorio tangible de la influencia de la colonización española en la zona. En sus alrededores, plazas sombreadas ofrecen refugio para momentos de contemplación y encuentros sociales.

San Carlos es también reconocido por su arraigada tradición folklórica, manifestada en festivales coloridos y celebraciones locales. La música, la danza y la gastronomía tradicional se entrelazan para crear una experiencia auténtica y festiva para quienes participan.

El paisaje que rodea San Carlos no es menos impresionante. Montañas majestuosas, ríos serpenteantes y valles extensos contribuyen a la belleza natural que caracteriza a esta región. Para aquellos que buscan aventuras al aire libre, San Carlos ofrece senderos para caminatas y lugares para disfrutar de la serenidad de la naturaleza.

En resumen, San Carlos en Salta no solo es un destino geográfico, sino un tesoro cultural que fusiona el pasado con el presente, ofreciendo a quienes lo visitan una experiencia auténtica y memorable.