Anwaarul Haq Kakar, primer ministro de Pakistán, anunció la prohibición de las celebraciones de Año Nuevo en el país, en señal de solidaridad con la violencia que está sufriendo el pueblo palestino por el conflicto en Gaza.

El político explicó que la medida se debe a que «las fuerzas de ocupación de Israel están oprimiendo a los palestinos. Toda la nación paquistaní y el mundo musulmán están en un estado de angustia absoluta por la masacre de los palestinos, especialmente de los niños».

El mandatario aclaró que «para mostrar solidaridad con nuestros hermanos y hermanas palestinos, el Gobierno prohibirá estrictamente la celebración de cualquier tipo de evento en Año Nuevo«.

El país asiático juega un papel fundamental desde el origen del conflicto en Gaza, ya que se encarga de dar voz en los foros globales a la situación que vive el pueblo palestino. Además, ya envió en dos oportunidades ayuda humanitaria al enclave y se prepara para hacerlo por tercera vez.

Canal 26