El sábado 7 de octubre un grupo terrorista de Hamás atacó de forma sorpresiva a Israel causando destrozos, muertes y secuestros que hasta el día de hoy continúan. 

Al salir del infierno que atravesaron, un grupo de 46 sobrevivientes heridos en la masacre de la rave Supernova demandó a las Fuerzas Armadas, al Shin Bet (fuerzas de seguridad) y a la policía por «negligencia incomprensible», con el argumento de que el hecho podría haber sido prevenido con antelación. Ahora, reclaman una indemnización de 56 millones de dólares. 

«Una simple llamada telefónica de los oficiales de las fuerzas de seguridad a los responsables de la custodia de la fiesta para que dispersen inmediatamente en vista del peligro que acechaba habría salvado vidas y evitado las heridas físicas y mentales de cientos de asistentes a la fiesta, incluso a los heridos», dice la presentación judicial. «La negligencia y el craso error son increíbles», agrega el texto. 

La demanda incluye la pérdida de ganancias, dolor y sufrimiento, la pérdida de los placeres de la vida, de futuras ganancias y gastos médicos.

Canal 26