Expertos de la ONU (Naciones Unidas) establecidos en Nueva York, advirtieron sobre el método de ejecución que las autoridades estadounidenses dispusieron para llevar adelante una pena de muerte en el estado de Alabama. En ese lugar planifican hacer cumplir la condena de fallecimiento al asesino Kenneth Smith el 25 de enero, utilizando hipoxia de nitrógeno, lo que el organismo internacional definió como «tratos crueles, inhumanos o degradantes o, incluso,  tortura».

Smith, de 58 años está condenado por un asesinato pago que cometió en 1988. El método que tienen preparado para su condena en el «corredor de la muerte», como se llama el pasillo donde están los reclusos que cargan con esa pena, es el de privarle de oxígeno empleando una máscara facial conectada a una bombona de nitrógeno.

Además, el asesino es una de las dos únicas personas vivas en Estados Unidos que sobrevivieron a un intento de ejecución luego de que Alabama fracasara en su inyección letal programada anteriormente en noviembre de 2022, cuando fallaron varios intentos de insertar una vía intravenosa. Este estado está gobernado por la republicana Kay Ivey.

«Este será el primer intento de ejecución por hipoxia de nitrógeno», contaron cuatro relatores especiales de la ONU en un comunicado, planteando que el método podría provocar «graves sufrimientos». «Nos preocupa que la hipoxia por nitrógeno provoque una muerte dolorosa y humillante», añadieron.

Canal 26