Una transcripción oficial de las comunicaciones del control de tráfico aéreo sacó a la luz nueva información sobre la tragedia ocurrida en el aeropuerto internacional de Haneda en Tokio, Japón. Según los informes, la aeronave de la Guardia Costera japonesa, involucrada en la colisión fatal con un vuelo de Japan Airlines (JAL), no tenía permiso para despegar en el momento del trágico incidente.

El documento revela que la aeronave de la Guardia Costera solo había recibido instrucciones de «rodar hasta el punto de espera», sin una autorización clara para despegar. El vuelo de JAL, por otro lado, había obtenido el permiso para aterrizar en la pista C. El impacto resultó en una devastadora colisión y una bola de fuego, dejando a cinco de los seis tripulantes del avión guardacostas fallecidos.

El ministro de Transporte japonés, Tetsuo Saito, compartió la transcripción de más de cuatro minutos de las comunicaciones entre los controladores aéreos y ambos aviones involucrados. Aunque el vuelo de JAL contaba con la autorización para aterrizar, la transcripción no evidencia una aprobación clara de despegue para la aeronave de la Guardia Costera. La instrucción dada fue «rote hasta el punto de espera», minutos antes de la colisión.

El incidente, aún bajo investigación, plantea interrogantes cruciales sobre la coordinación entre el control de tráfico aéreo y la tripulación del avión de la Guardia Costera. Se espera que la grabación de audio de la conversación entre el piloto y la torre de control de vuelo brinde más claridad sobre las circunstancias que llevaron a este trágico desenlace.

Canal 26