El 7 de octubre de 2023 fue el día más mortífero en la historia de Israel. Apenas había terminado la celebración de Sucot, una de las festividades más alegres del pueblo judío, cuando el grupo islamista Hamás realizó un ataque sorpresa contra civiles en las calles, con una crueldad pocas veces vista.

Solo ese día, los israelíes lloraron la muerte de más de 1200 personas y el secuestro de unas 240, que fueron llevadas a Gaza. Así, el atentado significó el día más sangriento para la comunidad judía desde el Holocausto. 

A tres meses de su estallido, la guerra entre ambos bandos continúa y la cantidad de palestinos e israelíes muertos, es terrorífica. El testimonio en primera persona de una argentina revive el dolor, pero también se vuelve clave para conocer en detalle cómo sucedieron los hechos.

Camila Antonucci tiene 23 años y es oriunda de Buenos Aires. Aterrizó enTel Aviv el 5 de octubre con la ilusión de bailar en la fiesta Polenta. Luego de participar del evento junto a una amiga, decidió quedarse unos días más en el lugar, ya que, como le contó a Canal 26, «era similar a Miami, incluso más lindo».

Canal 26