CAFAYATE-POR REDACCIÒN. – El Municipio de Cafayate emerge no solo como un destino turístico pintoresco, sino también como un punto de interés geopolítico en la Región. Aunque a primera vista suene inusual atribuir importancia geopolítica a un lugar de dimensiones modestas, varios factores convergen para destacar la relevancia estratégica de Cafayate.

De allí la importancia de comenzar a formar cuadros políticos que en el futuro más inmediato posible sean capaces de llevar adelante un gobierno municipal que esté a la altura de la riqueza del lugar que administran. Tanto valor patrimonial, ya tangible, ya intangible, se desperdicia en manos de inexpertos y la falta de una administración a la altura de los tiempos cibernéticos que se viven se resuelve en nuevas postergaciones.

Decimos esto porque Cafayate se distingue antes que nada en materia de Recursos Naturales y capacidad agrícola. Sus fértiles valles y productivos viñedos no sólo son esenciales para la economía local, sino que también aporta a la posición de Argentina en la industria vitivinícola a nivel mundial. El control y acceso a estos recursos agrícolas pueden tener implicaciones significativas en términos de seguridad alimentaria y economía, más todavía en estos tiempos en que hay mirar hacia los efectos de la pos guerra internacional.

Luego, la preservación de la biodiversidad son aspectos clave en la discusión sobre la sostenibilidad y el cambio climático, temas que han adquirido relevancia geopolítica global y donde Cafayate y la Región puede -y debe- ser un punto de referencia.

Importante y con mayúsculas es la ubicación estratégica de Cafayate, en proximidad a las rutas de transporte, como la Ruta Nacional 40, facilitando la movilidad y el intercambio comercial en la Región. Estas conexiones son esenciales para la integración económica y el desarrollo regional, aspectos que pueden tener un impacto geopolítico en términos de influencia y colaboración entre las naciones vecinas.

Por supuesto, y uno de los temas más postergados, es el Turismo y Proyección de Imagen. La creciente popularidad de Cafayate como destino turístico ha llevado a un aumento en la proyección de la imagen de Argentina en el ámbito internacional, aunque ese valor haya caído en los últimos tiempos. La atracción de visitantes no solo contribuye a la economía local, sino que también influye en la percepción global del país, desempeñando un papel en la diplomacia cultural. Este punto, notable por sì mismo, requiere de un equipo de especialistas en Turismo que de la talla de conocimiento internacional. El tiempo del folleto ha pasado a la historia y hoy, el gerenciamiento del turismo debe estar en manos de funcionarios con «background» internacional y conocimiento del flujo telemático.

El Patrimonio Cultural, tan vasto debido a la rica historia y cultura de Cafayate, con sus tradiciones arraigadas y la presencia de comunidades indígenas, añaden capas de complejidad a su importancia geopolítica. La preservación y promoción de la diversidad cultural son temas cruciales en el diálogo internacional sobre derechos humanos y desarrollo sostenible.

En resumen, la importancia geopolítica de Cafayate va más allá de su tamaño geográfico, destacando su papel como contribuyente clave en la economía regional, la seguridad alimentaria, la sostenibilidad ambiental y la proyección de la imagen nacional. En un mundo cada vez más interconectado, incluso lugares aparentemente pequeños pueden desempeñar un papel significativo en el escenario geopolítico.

Cierto es que no hay gobiernos municipales capacitados para esta tarea, por lo que es necesario que los privados comiencen a actuar en la formación de lideres sociales y empresariales, porque el mundo moderno se mueve en la interacción entre lo público y lo privado. Si el Estado carece de personas capacitadas, son los privados los que tienen la responsabilidad de avanzar en el cuidado y puesta en valor de todo este patrimonio. –