El secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd J. Austin, se hizo responsable de no haber anunciado su hospitalización de manera temprana, en medio de versiones de prensa que incluso señalan que tardó en comunicárselo al presidente Joe Biden.

Pat Ryder, su vocero, afirmó que Austin «permanece hospitalizado en el centro médico militar nacional Walter Reed, pero se está recuperando bien». Igualmente, no dio detalles acerca de la clase de procedimiento médico al que se sometió el alto funcionario, ni el día en el que se llevó a cabo.

Quien también es jefe del Pentágono, se comprometió a ser más transparente con la información sobre su estado de salud, entre medio de cuestionamientos por su accionar: «Este fue mi procedimiento médico y asumo toda la responsabilidad por mis decisiones sobre la divulgación«, subrayó en un comunicado.

Basados en fuentes gubernamentales, varios medios señalaron que Austin fue hospitalizado y pasó cuatro días en la unidad de cuidados intensivos. Según algunas versiones, el día de Año Nuevo fue ingresado en un hospital militar de Bethesda (Maryland), donde la intervención médica que tenía planeada, se complicó.

Canal 26