Este lunes se cumple una semana del devastador terremoto del centro de Japón, que dejó más de un centenar de muertos y más de 300 desaparecidos. En tanto, las tareas de búsqueda de víctimas y asistencia a los damnificados continúan obstaculizadas por la nieve y los daños en las rutas.

Asimismo, se entiende que este movimiento sísmico fue el más mortífero del territorio nipón desde el 2011, cuyo temblor de 9 grados provocó un tsunami que dejó más de 20.000 muertos y provocó el desastre nuclear de Fukushima.

En este sentido, las autoridades locales ofrecieron el último dato de fallecimientos confirmados por el terremoto de magnitud 7,6 que golpeó la prefectura de Ishikawa, y anunciaron que otras 323 personas continúan en paradero desconocido a raíz del desastre.

La mayoría de los muertos se produjeron en las localidades de Wajima y Suzu, donde también se concentran las tareas de búsqueda y rescate, mientras que más de 500 personas resultaron heridas.

Canal 26