En la previa de lo que será la de la primera reunión en la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ), que abordará la acusación de Sudáfrica de que Israel comete genocidio en Gaza, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aseguró que su país no pretende desplazar a los civiles del enclave.

«Israel no tiene ninguna intención de ocupar Gaza permanentemente ni de desplazar a su población civil», aseguró la noche del miércoles Netanyahu, luego de la polémica por las declaraciones de algunos de ministros de su coalición de gobierno como los ultraderechistas Itamar Ben Gvir o Bezalel Smotrich, que instaron al reasentamiento de gazatíes y a la recolonización judía de la Franja.

Netanyahu aseguró que durante su ofensiva militar, las fuerzas israelíes «están haciendo todo lo posible para minimizar las víctimas civiles, mientras que Hamás está haciendo todo lo posible para maximizarlas usando a civiles palestinos como escudos humanos«.

«El Ejército israelí insta a los civiles palestinos a abandonar las zonas de guerra distribuyendo folletos, haciendo llamadas de teléfono y proporcionando corredores de paso seguro», agregó el primer ministro israelí, quien acusó al grupo islamista de «impedir» a los palestinos a evacuar «a punta de pistola, y «a menudo con disparos».

Canal 26