El estado de Texas levantó nuevas barreras a lo largo de la frontera con México, bloqueando el acceso de la Patrulla Fronteriza, mientras crece el conflicto sobre migración entre el gobernador republicano, Greg Abbott, y el presidente demócrata Joe Biden.

La Guardia Nacional de Texas agregó nuevos alambres y vallas a un tramo de la frontera cerca de Eagle Pass, bloqueando el acceso de la Patrulla Fronteriza a un parque de la ciudad que contiene una rampa para botes utilizada por los agentes para llegar al Río Grande, dijo el Departamento de Justicia (DOJ) en una presentación ante el Tribunal Supremo.

Robert Danley, funcionario de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, declaró en la presentación que sin la rampa para botes, los agentes no tenían forma de vigilar esa zona y «ninguna opción práctica para responder a los migrantes que pudieran estar en peligro».

La disputa forma parte de un enfrentamiento más amplio entre el gobierno de Biden y el gobernador Abbott, por el número récord de migrantes que cruzan ilegalmente la frontera desde que el demócrata asumió el cargo en 2021. Texas trató cada vez más de implementar sus propios controles limítrofes, que históricamente fueron dominio legal del gobierno federal.

Canal 26