Federico X de Dinamarca reemplazó a su madre Margarita II como el monarca del país. Desde el balcón de Christiansborg en Copenhague, después de ser proclamado rey, dio unas palabras al pueblo donde deseó ser un «unificador».

«Mi madre ha sido, como pocos, una con su reino. Espero ser un rey unificador», expresó Federico X en un breve discurso ante miles de daneses, en el que estuvo acompañado por su esposa, la reina Mary, y sus cuatro hijos, entre los que se encontraba el nuevo príncipe heredero Christian.

Federico, también se refirió a su madre como «una regente fuera de lo usual», e indicó que necesitará el respaldo de «mi amada esposa, mi familia y eso que es más grande que todos nosotros».

El discurso finalizó con la elección del lema de su reinado, una tradición danesa, que será «Unidos, comprometidos por el reino de Dinamarca», que sucederá al «La ayuda de Dios, el amor de la gente, la fuerza de Dinamarca» de su madre.

Canal 26