El primer ministro británico, Rishi Sunak, aseguró que los bombardeos del Reino Unido y Estados Unidos contra posiciones de los hutíes en Yemen fueron «limitados», «necesarios» y «proporcionados». 

Asimismo, comunicó que 13 blancos de estas milicias fueron destruidos: se destrozaron centros de lanzamiento de drones y misiles balísticos de los hutíes sin provocar víctimas civiles, añadió Sunak.

«Intentamos resolver esto mediante la diplomacia. Después de numerosos llamamientos internacionales para que cesaran los ataques, una coalición de países hizo a los hutíes una advertencia clara e inequívoca hace dos semanas«, explicó el jefe del Gobierno.

En concreto, Sunak citó una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU «que condena los ataques y destaca el derecho de las naciones a defender sus buques y preservar la libertad de navegación». Sin embargo, agregó, «los hutíes continuaron con su camino imprudente».

Canal 26