La corta historia de Yemen, que apenas supera los 30 años de vida, no se puede entender sin la influencia de los hutíes, el movimiento rebelde que actualmente controla extensas partes del país, incluyendo su capital, Saná.

Los ojos del mundo se posaron, en los últimos meses, en el grupo insurgente, debido al conflicto que mantiene en el mar Rojo y porque, fue objeto de bombardeos recientes por parte de Estados Unidos y el Reino Unido.

La decisión de las potencias mundiales de asediar a los hutíes fue debido a los ataques que estos organizan, desde el inicio de la guerra entre Hamás e Israel, a los buques petroleros que se encaminan rumbo al Estado judío, en el Mar Rojo.

Los hutíes afirman que su campaña marítima tiene como objetivo apoyar a los palestinos bajo asedio israelí. Incluso, llegaron a disparar drones y misiles por el mar Rojo contra el propio Israel.

Canal 26