Kim Jong-un, líder de Corea del Norte, pidió calificar a Corea del Sur como el principal enemigo de su país en la Constitución. En respuesta, el presidente surcoreano, Yoon Suk-yeol, advirtió que no se quedará de brazos cruzados en caso de un ataque.

Misil balístico norcoreano. Foto: Reuters Lanzamiento de un misil balístico norcoreano. Foto: Reuters

Ademas, explicó que las políticas conciliadoras de anteriores Gobiernos liberales en Seúl ya no serán el camino elegido: «La falsa paz que ganamos al ceder ante las amenazas de provocación solo va a suponer un peligro mayor para nuestra seguridad», comentó.

Encontrá más vídeos

Canal 26