La Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos pidió al estado de Alabama detener la ejecución del primer condenado a muerte mediante hipoxia de nitrógeno, un nuevo método que, alerta, podría equivaler a tortura u otros tratos inhumanos o degradantes.

Se trata de un sistema basado en la inhalación de nitrógeno que provoca la muerte por falta de oxígeno, lo cual, según la ONU es preocupante porque puede «vulnerar la prohibición de la tortura y otros tratos o penas crueles«, explicó la portavoz de la oficina de la ONU, Ravina Shamdasani.

Aunque esta técnica es utilizada en Estados Unidos para sacrificar animales, el protocolo previsto por las autoridades de Alabama no prevé la sedación de seres humanos antes de la ejecución, cosa que sí se realiza en los animales de acuerdo con los principios de la Asociación Americana de Medicina Veterinaria.

De este modo, la muerte por asfixia podría vulnerar los derechos del preso recogidos en el «Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos» y la «Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes», ambos ratificados por Estados Unidos.

Canal 26