CAFAYATE – POR ERNESTO BISCEGLIA.- Siendo los gobiernos locales la base del sistema democrático no sólo porque son la primera estructura sociopolítica y económica de la pirámide del Estado sino porque allí se inicia la participación ciudadana con el vecino, los concejales y principalmente los intendentes, deben capacitarse, conocer los cambios que están ocurriendo en el mundo porque son parte de la Cuarta Revolución Industrial que no es un fenómeno lejano sino que ya está en la vida de cada uno de nosotros a través del móvil.

Aquel recordado Monseñor Justo Laguna sabía enseñar que «Para ser culto, sólo hay que leer los diarios»; y es verdad, pero lamentablemente la experiencia nos indica que en los municipios tenemos funcionarios que ni siquiera saben leer las noticias y en un tiempo donde la información la llevamos todo el día en la mano.

Las guerras y después…

Hoy la guerra entre Ucrania y Rusia, sumados a los conflictos que se están desatando a partir de la invasión de Israel a Gaza y la secuencia de sucesos bélicos que se siguen sumando, ya no son lejanos, tienen consecuencias inmediatas en el país, en la región y obviamente en los municipios. ¿Por qué? Porque están cambiando el diseño global de la política, del dinero y obviamente del comercio.

Entonces ¿Por qué algo que ocurre a 15 o 20 mil kilómetros de distancia puede afectar a un Municipio como Cafayate? Porque las exportaciones vitivinícolas podrían alcanzar otros mercados, nuevos precios; o porque las formas de transacción comercial están cambiando, o porque el turismo internacional se enfocará hacia sitios donde no exista el peligro de una guerra y consecuentemente, todas esas actividades ya han comenzado a realizar en activos digitales.


Entonces, por ejemplo: ¿Qué plan tiene el municipio para promover y proyectar a la hotelería local? ¿Estamos analizando los nuevos modos de promoción turística y cómo facilitarle al sector las operaciones en activos digitales? ¿Tenemos pensada ya una estrategia turística en función del nuevo modelo global? Porque todo esto no es algo que ocurrirá «en algún tiempo más» ¡Ya está sucediendo!

Parece ciencia ficción, pero no lo es.

La relación entre los municipios (o gobiernos locales) y los futuros activos digitales (criptomonedas y otros instrumentos financieros digitales)

Este es un tema que ha ganado relevancia en los últimos años y sobre el cual conviene echar una mirada al menos en los puntos más destacados.

Los concejales e intendentes deberían estar capacitándose en materia de infraestructura Blockchain a nivel municipal para mejorar la eficiencia en la gestión de los servicios públicos y registros. Esta tecnología subyace en muchas criptomonedas y permite la creación de registros inalterables y transparentes lo que puede ser útil en áreas como la gestión de tierras, votación electrónica y trazabilidad de activos municipales.

Los municipios desde la gestión deberían estar impulsando la adopción de Criptomonedas para Pagos y Servicios o Impuestos locales, ya que esto podría ofrecer ventajas en términos de eficiencia y reducción de costos de transacción, pero también plantea desafíos regulatorios y de seguridad.

Otro elemento más para incorporar al menú de la modernización municipal es el financiamiento Municipal a través de Criptomonedas. La emisión de activos digitales, como bonos municipales basados en blockchain, es una posibilidad que algunos gobiernos locales podrían explorar en el futuro. Estos instrumentos financieros podrían ofrecer mayor transparencia y eficiencia en comparación con los métodos tradicionales de emisión y gestión de bonos.

Hay que pensar también en los desafíos regulatorios y legales que plantea la adopción de criptomonedas por parte de los municipios. Los gobiernos locales deben asegurarse de cumplir con las leyes existentes y abordar preocupaciones relacionadas con la volatilidad de los activos digitales, el lavado de dinero y la evasión fiscal, lo cual requiere de OTRO NIVEL DE ASESORES LEGALES Y CONTABLES.

La Educaciòn como base del cambio

Como en todo y para todo, hay que educar primero. Es necesario comenzar a estudiar estar herramientas que no son parte de un metaverso o de algún universo paralelo cuántico sino que ya están activas entre nosotros.

En Salta…, sì, en Salta, hay empleados, profesionales y empresarios que ya están ahorrando en Bitcoin, por ejemplo. Haciendo transacciones, comprando activos digitales e invirtiéndolos en dólares y viceversa y obteniendo diferencias. No es Suiza o New York, ¡Salta!

Entonces, lo primero es que los concejales y los intendentes comiencen a capacitarse en esta nueva mentalidad comercial y política.

Sin duda que para los municipios esta tarea de educar a los vecinos y a sí mismos en como adoptar o integrar activos digitales será una tarea inmensa. Más inmensa cuando quien dirige el Ejecutivo municipal está más cerca de pintar las paredes de una caverna con los dedos que utilizarlos para utilizar un ordenador, lógicamente.

Deberían los municipios comenzar a educar a la comunidad local sobre el funcionamiento de las criptomonedas y los riesgos asociados. La conciencia pública y la comprensión son fundamentales para evitar malentendidos y promover la aceptación.

En conclusión, la relación entre los municipios y los futuros activos digitales es un tema dinámico y en evolución. A medida que la tecnología blockchain y las criptomonedas continúan desarrollándose, es probable que veamos más experimentación y exploración por parte de los gobiernos locales en la aplicación de estas tecnologías para mejorar la eficiencia y la transparencia en la administración pública.

Repetimos, parece, pero no es ciencia ficción. Basta con ingresar al celular y comenzar a capacitarse.-