Benjamin Netanyahu, el primer ministro de Israel, enfatizó en el pedido a la población palestina para que desaloje Rafah, el paso fronterizo entre la Franja de Gaza y Egipto, en donde se concentran casi un millón y medio de gazatíes desplazados por los bombardeos y el hambre. Además, el mandatario israelí remarcó que esta zona es «el último bastión» de Hamás y que «la victoria está al alcance».

A pesar de las advertencias de la comunidad internacional por una posible masacre en aquella ciudad, Netanyahu reiteró su objetivo de atacarla durante una entrevista con el canal estadounidense ABC News. «La victoria está al alcance. Vamos a hacerlo. Vamos a acabar con los batallones terroristas de Hamas que quedan y con Rafah, que es el último bastión», aseguró.

«Vamos a hacerlo mientras damos paso seguro a la población civil, así pueden irse», añadió. «Estamos trabajando en un plan detallado para hacerlo», detalló el primer ministro de Israel, quien además agregó que «no somos arrogantes al respecto».

Benjamín Netanyahu. Foto: NA. Benjamín Netanyahu. Foto: NA.

Canal 26