El gobierno de Corea del Norte acusó de llevar adelante «actividades de espionaje» a su par del Sur y a Estados Unidos. En este sentido, las autoridades norcoreanas plantearon que las acciones de Seúl y Washington se trataban de una «provocación severa» en su contra, según la agencia de noticias surcoreana Yonhap.

A ojos del Ejecutivo norcoreano, el propósito de la Casa Blanca y su aliado coreano es adquirir información sobre la situación de las regiones interiores de Corea del Norte. Por este motivo, Estados Unidos utiliza aviones y drones surcoreanos de gran altitud para recabar los datos, según Pionyang.

En respuesta, Corea del Norte señaló que realiza un seguimiento «cercano» de estas acciones militares y alertó que está preparado para «destruir» a sus enemigos en cualquier momento, según informó la agencia de noticias Europa Press.

En el último tiempo, Corea del Norte lanzó numerosos misiles «estratégicos» hacia el mar Amarillo y el de Japón o del Este, al tiempo que derogó los diferentes mecanismos de cooperación con Corea del Sur en su legislación. Además, quitó a Seúl la etiqueta de «socio para la reconciliación y la reunificación», por considerarlo uno de sus mayores enemigos junto a Estados Unidos.

Canal 26