Después de años de estar sin poder volar, los aviones Súper Étendard que pertenecen a la Armada Argentina podrán tomar vuelo, ya que se logró el desarrollo de cartuchos de asiento eyector, sorteando el veto inglés que bloqueaba la exportación de repuestos de una compañía francesa, porque antes contaba con piezas británicas. 

De esta manera, Argentina puede desarrollar sus propios cartuchos de asientos y poner en vuelo a los aviones que compró en 2017. La tecnología para esta industria solo la dominan un puñado de naciones, donde ahora se ubica el país. Por este motivo, el nuevo laboratorio de pruebas posibilitó que se puedan poner en vuelo los aviones sin depender de proveedores extranjeros.

Los aviones Super Etendard/SEM del Comando de la Aviación Naval (COAN) hasta el momento tienen una primera certificación de la CITEDEF (Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa) de extensión de vida de los cartuchos eyectables, por lo que tienen una seguridad total para volar por dos años.

En 2019, Gran Bretaña vetó la adquisición de pirotecnia para asientos eyectables por Argentina.

Canal 26