China respondió a Estados Unidos, advirtiéndole que «no tiene derecho intervenir» en su conflicto con Filipinas, y que Washington «no debe perjudicar la soberanía y los derechos marítimos» del gigante asiático. El secretario de Estado de la Casa Blanca, Antony Blinken, dijo desde Manila anteriormente que los ataques contra barcos filipinos serán defendidos por su Norteamérica «en cualquier lugar» del mar de China Meridional. 

Encontrá más vídeos

El portavoz resaltó que China «continuará tomando las medidas necesarias para defender firmemente su soberanía territorial y sus derechos marítimos», así como «para mantener la paz y la estabilidad» en aquellas aguas.

Filipinas y China se acusan mutuamente desde hace tiempo de choques e incidentes menores entre barcos -en ocasiones guardacostas- de ambas naciones en aguas cercanas a territorios que ambos reclaman como suyos, entre ellos en el archipiélago Spratly, del mar de China Meridional.

Canal 26