El 28 de marzo es el Día Nacional de la Audición. La fecha conmemora la primera cirugía de oídos realizada en América latina, que se concretó el 28 de marzo de 1933 por el prestigioso otorrinolaringólogo argentino Juan Manuel Tato. Dicha cirugía se denominó fenestración y permitió devolver la audición a muchas personas.

Conmemorando ese hito en la medicina de la audición, en el hospital San Bernardo se realizarán estudios audiológicos el lunes 25, martes 26 y miércoles 27, a personas mayores de 15 años.

La atención será a demanda espontánea, en el servicio de Fonoaudiología del nosocomio, donde se realizarán audiometrías en el horario de 8 a 11, en forma gratuita.

Se entregarán 30 números en cada jornada. Los interesados deben solicitar el turno en Gestión de Pacientes, con documento de identidad.

·         La audiometría es una prueba que permite determinar la capacidad de una persona para escuchar sonidos. Posibilita la detección de posibles hipoacusias o dificultades congénitas o seculares en la capacidad auditiva.

La campaña tiene como objetivo concientizar a la población sobre la importancia del cuidado de la audición y de efectuar controles periódicos que permitan detectar tempranamente algún problema de audición para su tratamiento.

La jefa del servicio de Fonoaudiología del hospital San Bernardo, Alicia Ranea, destacó la importancia de los cuidados de la audición, como también de que los niños tengan todas las vacunas del calendario nacional, señalando que “existen condiciones que se pueden prevenir, evitando que algunas enfermedades se compliquen, en caso de existir problemas de audición”.  

Atención de la Hipoacusia

El Ministerio de Salud Pública tiene un área de Hipoacusia con dependencia de la Subsecretaría de Medicina Social, a cargo de la licenciada en fonoaudiología Sonia Siminelakis. Esta profesional es referente provincial del Programa Nacional de Detección Temprana y Atención de la Hipoacusia, creado por la ley 25.415.

·         Esta norma establece que todo niño recién nacido tiene derecho a que se estudie tempranamente su capacidad auditiva y se le brinde tratamiento en forma oportuna, si fuera necesario.

Prevención

·         Todo recién nacido debe ser controlado en su capacidad auditiva mediante la técnica de otoemisiones acústicas.

·         Todo niño debe ser controlado mediante una audiometría al momento de ingresar al ciclo educativo primario.

·         Evitar la exposición a ruidos de elevada intensidad.

·         Usar protectores para los oídos si se trabaja en ambientes ruidosos.

·         No exponerse a música emitida a alta intensidad.

·         Usar con moderación y a baja intensidad los reproductores de música.

La pérdida de audición puede ser un defecto de nacimiento o hereditario, como también el resultado de una enfermedad, un traumatismo, por la exposición a ruidos o el uso de algunos medicamentos que afectan el nervio auditivo.  

Salta Gobierno